Los hallazgos publicados en la edición en línea de Clinical Cancer Research, demuestran que la curcumina, un derivado de la cúrcuma, ejerce una actividad anti cáncer y ayuda a regular los niveles de la proteína STAT3 (transductor de señal y activador de la transcripción 3), la cual desempeña un papel clave en procesos celulares tales como el crecimiento, la supervivencia, la transformación maligna, y la migración de las células cancerígenas.

 

Los investigadores descubrieron que la curcumina aumenta la expresión de un inhibidor endógeno llamado PIAS3 (inhibidor de la proteína de STAT3 activado), el cuál posee la fuerza para frenar y bloquear la capacidad del STAT3 que causa el cáncer.

 

"Nuestros hallazgos sugieren que la expresión PIAS3 afecta positivamente a la supervivencia de los pacientes con mesotelioma y que la activación del PIAS3 podría convertirse en una estrategia terapéutica", dijo el Dr. Afshin Dowlati, autor principal del trabajo en un comunicado de prensa difundido por la Universidad de Case Western Reserve.

 

"Nuestro interés para el futuro es encontrar maneras mejores y más simples de aumentar los niveles intracelulares de PIAS3 a través de la utilización de péptidos PIAS3 o análogos sintéticos de curcumina. Debemos desarrollar un análogo de la curcumina que sea absorbible por el cuerpo humano", añadió.

 

"El mesotelioma es una enfermedad que sigue teniendo una carga importante en todo el mundo y está opción de tratamiento es realmente óptima. Debemos encontrar mejores formas de tratarla ", concluyó Dowlati.

 

Natural Standard, empresa de investigación internacional sobremedicina alternativa, refiere que la cúrcuma se ha usado por mucho tiempo en la medicina asiática tradicional para tratar malestares gastrointestinales, dolor de artritis y energías bajas.

Fuente Univision Salud