La navidad es tiempo de reencontrarse con la familia, volver a ver parientes lejanos y reunirse con los cercanos.
En ese momento nos damos cuenta del paso del tiempo, todos nos hacemos mayores, es algo que no podemos evitar.
Hay gente que se conserva mejor, otra peor, otra que envejece de repente y otra gente que mantiene la piel perfecta.
En el envejecimiento de nuestra piel influyen muchos factores, la genética, el tipo de alimentación que llevemos, la radiación solar, los agentes contaminantes y químicos...
Hay factores que no están en nuestras manos pero otros que sí podemos controlar.
La estructura básica de la piel es igual en todas las personas y es el colágeno que contiene, el elemento que le da firmeza y elasticidad, además también intervienen antioxidantes, vitaminas y minerales en su mantenimiento.

 

Tiempo en Navidad

 

A medida que pasan los años, los mecanismos que posee nuestro cuerpo para reparar los daños y mantener la piel en perfectas condiciones, no funcionan con la misma eficacia y eso se transforma en pequeñas arrugas, que con el paso del tiempo se pueden ir agravando y convirtiendo en arrugas más profundas.
Pero no todo está perdido, este factor del envejecimiento puede mejorarse aportando los elementos que nuestra piel necesita para que en ningún momento esa carencia pase a convertirse en marcas faciales.
En Lindavita tenemos una amplia gama de nutricosméticos que ayudarán a que tu piel tenga todo lo necesario para mantenerse sana, joven y radiante. Tú decides cuidarte.