Si queremos un mundo de paz y de justicia

hay que poner decididamente

la inteligencia al servicio del amor.

 

 


(ANTOINE DE SAINT-EXUPÉRY)