El colágeno es la proteína más abundante en nuestro organismo. Pero sin embargo, a cierta edad no somos capaces de generar la cantidad suficiente de colágeno que nuestro cuerpo demanda. Gracias al colágeno podemos mover nuestros músculos y huesos, mantiene la elasticidad de nuestra piel, la tensión, forma parte de nuestro sistema vascular y el colágeno también interviene en la visión. Cuanto más jóvenes somos, más colágeno tenemos.

 

El colágeno forma una hélice triple de proteína fibrosa, y como toda proteína, está compuesta de aminoácidos. La composición en aminoácidos del colágeno es especial contiene sobre todo prolina, hidroxiprolina y glicina. Los aminoácidos son las piezas del puzzle que forman el colágeno.

 

Existen diversos tipos de colágeno, dependiendo de su estructura y de la parte del cuerpo en la que se encuentren: en la piel y en los tendones.

 

En la piel, el colágeno se encuentra entrecruzado, para permitir el movimiento desde varias direcciones, al contrario que en los tendones, aquí se encuentra de forma paralela unas a otras, para proporcionarnos un movimiento unidireccional. Con el paso del tiempo, nuestro organismo va perdiendo capacidad para sintetizar este colágeno (no producimos más) y nuestra piel puede ir perdiendo flexibilidad, tersura y firmeza. Aparecen las arrugas y el descolgamiento de la piel. Para combatir estas imperfecciones podemos ayudar a nuestra piel, aportándole esa dosis extra de colágeno que necesita.

 

 

 

En Lindavita te ofrecemos una gran variedad de productos que aporta colágeno a tu organismo, como el SkinPro  y el SkinMatrix de Rejuvenal, especialmente recomendado para conseguir una piel joven, dotándola de un aspecto suave, terso y flexible.

 

No olvides que para mantener una piel sana es necesario cuidarla diariamente desde fuera, manteniéndola limpia e hidratada pero también desde dentro, aportándole los nutrientes y proteínas como el colágeno, necesarios para que se regenere con facilidad.