Planta originaria de los Andes que se cultiva desde hace miles de años como alimento y para mejorar sus capacidades físicas y mentales. Los Incas la utilizaban como revitalizante y afrodisiaco. La maca era considerada como un regalo de los dioses, la utilizaban como mágica dentro de sus ritos.

Se cuenta que durante la conquista de Perú, los animales traídos de España no se reproducían con normalidad,  en la cordillera Andina, a 4400 metros de altura sobre el nivel del mar. Los nativos sugirieron a los españoles que alimentaran a sus animales con maca, con lo que los españoles vieron solucionado el problema de reproducción en sus animales y comprobaron los efectos positivos de la planta.

 

La maca se emplea como alimento tanto fresco como seco y sus raíces poseen múltiples propiedades:

  • Aumentar la fertilidad.
  • Mejorar  la libido tanto en hombres como en mujeres.
  • Regular las hormonas tanto en la etapa premenstrual como en la menopausia.
  • Mejorar la capacidad física y mental.
  • Mejorar el flujo sanguíneo

La Maca es rica en nutrientes tales como aminoácidos y glucosinolatos que están relacionados con su actividad.

Debido a su larga tradición de uso como alimento se considera la maca como muy segura y libre de efectos secundarios e interacciones con fármacos.