La idea de que el optimismo produce efectos beneficiosos sobre la salud se ha reforzado con un nuevo estudio realizado por la Universidad de Harvard (Estados Unidos). Las personas con los mejores resultados en los test de optimismo eran también las que mostraban tasas de colesterol HDL bueno más altas y de triglicéridos más bajas. 

En concreto, por cada 5 puntos en la escala de optimismo, el colesterol HDL aumentaba 1 ml, lo que se traduce en un descenso del 3% en las probabilidades de sufrir un infarto. 

.                                           

En comparación, hacer ejercicio regularmente reduce el riesgo un 6%. Una posible explicación del efecto es que las personas optimistas tienden a consumir menos alcohol y a controlar mejor su peso. Sin embargo, el estudio muestra  un efecto independiente del optismo al margen de los otros factores.

 

Estudios como el de Harvard hacen posible que cada día se tengan más en cuenta las actitudes en el cuidado de la salud.

 

Fuente El correo del sol