Los Omega-3 y Omega-6 son ácidos grasos esenciales para la vida y nuestro organismo no es capaz de sintetizarlos, por ello debemos consumirlos diariamente a través de la dieta. Es sabido que la dieta occidental es rica en ácidos grasos Omega-6. Sin embargo, según los estudios del Dr. Sears, para garantizar un adecuado aporte de ácidos grasos Omega-3 no basta incluso comiendo pescado varias veces a la semana.

 omega 3

Los Omega-3 son lípidos marinos o aceites de pescado, contenidos sobre todo en los pescados azules. Son vitales para el cerebro, siendo su carencia un factor de riesgo de alzhéimer. Su administración a niños con retraso escolar, mejora su capacidad de memoria y concentración y por tanto su rendimiento intelectual.

 

Se trata principalmente de los ácidos grasos eicosapentanoico (EPA) y decosahexanoico (DHA), cuyas principales funciones metabólicas son la producción de prostaciclina antiagregantes en la interior de las venas y arterias y la inhibición de la ciclooxigenasa, enzima que actúa sobre el ácido araquidónico disminuyendo la agregación de las plaquetas (ateroesclerosis).

 

Un adecuado aporte de EPA en la alimentación es importante porque permite la producción de más eicosanoides "buenos" y menos eicosanoides "malos". El equilibrio óptimo en la producción de estos ácidos grasos, controla favorablemente la presión sanguínea, los procesos inflamatorios, lavascularización, el mecanismo de coagulación, el asma, las alergias, etc.

 

Los ácidos grasos Omega-3 están indicados en las patologías cardiovascularespatologías hepatopatías crónicasfibrosis quística ytratamientos oncológicos. Además, se están estudiando posibles beneficios sobre la psoriasis y sobre la artritis reumatoide, por su efectoantiinflamatorio.

 

Los estudios del Dr. Sears en los últimos años se han dirigido hacia los Omega-3 y han concluido que no es suficiente comer pescado varias veces a la semana para garantizar un adecuado aporte de EPA. Una cantidad de 2,5 g diarios de aceite de pescado es la cantidad suficiente para un buen mantenimiento. En consecuencia, las dosis pueden aumentar si existe alguna enfermedad, por ello es muy importante la complementación de nuestra dieta con aceite de pescado.

 

Nuestro organismo necesita un equilibrio entre ácidos grasos Omega-3 y ácidos grasos Omega-6 en una relación 4:1, llegando a una relación 9:1 en la dieta mediterránea. Un aporte extra de ácidos grasos Omega-3 administrado de forma diaria permite conseguir dicho equilibrio alcanzando niveles óptimos de salud.

 

Los beneficios de los ácidos grasos Omega-3 son visibles en diversas patologías:

 

- Cardiopatías

 

- Arterosclerosis

 

- Depresión y Esquizofrenia

 

- Enfermedades Neurológicas

 

- Procesos Artríticos y Reumatoides

 

- Alteraciones en los niveles de colesterol

 

- Patologías cutáneas que cursen con la inflamación

 

Por su puesto también son visibles los beneficios de los ácidos grasos Omega-3 en personas sanas ya que, al regular el equilibrio hormonal, producen efectos favorables y beneficiosos para el organismo, mejorando el estado desalud y bienestar.

Fuente:

Juan Morales Güeto (Nutriterapia, Salud y Longevidad)

www.enerzona.net

Omega-3 EnerZona