El ajo (Allium sativum) es una hortaliza muy utilizada en la dieta mediterránea y en la cocina española y es que además de dar ese sabor y olor tan característico a nuestros platos tiene un montón de propiedades saludables.

  • Acción antimicrobiana y antiviral, protege de infecciones
  • Acción antiagregante plaquetaria y antitrombótica
  • Acción antitumoral
  • Acción anticolesterolemiante

 

ajo

 

Estas propiedades son debidas a su alto contenido en compuestos azufrados como la aliina
el E-ajoeno, el trans-ajoeno, el disulfuro de dialilo, la alicina, el Z-ajoeno, el cis-ajoeno y el sulfuro de alilo.


El ajo se ha utilizado desde siempre en la medicina debido a su acción protectora frente a infecciones, la alicina es la responsable de esta propiedad. Previene de la aparición de bacterias, hongos, virus y parásitos.
Acción antiagregante plaquetaria/antitrombótica es debida sobre todo al ajoeno que es capaz de penetrar en la membrana de las plaquetas produciendo un aumento de fluidez y una disminución de la cohesión molecular de esta membrana. Previene trombos y mejora la circulación saguínea


La actividad anticancerígena de los compuestos azufrados del ajo se relaciona con su capacidad para inhibir la activación de los compuestos cancerígenos, bloqueando así su unión al DNA y evitando el cáncer

.
Su acción reductora del colesterol se debe a la propiedad del ajo para disminuir las LDL (colesterol malo) y triglicéridos en sangre, y aumentan las HDL (colesterol bueno).
Si quieres beneficiarte de todas estas propiedades que posee el ajo, sin tener que comer grandes cantidades del mismo, no te gusta su olor o su sabor o simplemente prefieres asegurarte de que aportas estos beneficios a tu salud, en Lindavita tenemos la solución.