La próstata  y sus problemas

       Son tres los problemas que se conocen de la próstata: Prostatitis, hiperplasia prostática benigna y el cáncer de próstata.

  • En hombres menores de 50 les afecta la próstata inflamada que puede ser bacteriana o no-bacteriana, y aguda o crónica. La próstata inflamada o prostatitis es una afección de la próstata que provoca una posible inflamación o irritación de la próstata. Los síntomas son ardor al orinar, ganas de orinar con más frecuencia, cansancio e incluso fiebre.

Frente a una prostatitis conviene modificar ciertos hábitos alimentarios: evitar sustancias que irriten la vejiga, como el alcohol, los alimentos y bebidas con cafeína, los jugos cítricos y los alimentos muy calientes o condimentados y beber más líquidos (al menos 2 litros al día) para orinar con frecuencia y ayudar a eliminar las bacterias de la vejiga.

 

  • En hombres mayores de 50 años el problema es el agrandamiento, se le conoce como hiperplasia prostática benigna (Benign Prostatic Hyperplasia o BPH por sus siglas en inglés). una necesidad frecuente y urgente de orinar. Es posible que deba levantarse varias veces por la noche para ir al baño.

La Hiperplasia prostática benigna (HPB) se piensa que es causada por una acumulación de testosterona en la glándula prostática. Una vez en la próstata la testosterona se convierte en una hormona más potente, la dihydrotestosterona (DHT), este compuesto estimula a las células para que se multipliquen excesivamente, causando un desarrollo de la próstata.

 

  • El Cáncer de Próstata.  Afecta a hombres de edad avanzada.  En la mayoría evoluciona paulatinamente sin que el cáncer les afecte la  calidad  de vida. En unos pocos casos el cáncer es agresivo. Los tratamientos suelen ser efectivos.

 

 

Los niveles altos de colesterol son también un factor importante en los problemas de próstata, ya que  inician la degeneración de las células prostáticas que pueden promover el agrandamiento de la próstata. Por esto es importante prevenir la acumulación de colesterol en las células prostáticas.

La dieta es un factor fundamental para la prevención de los problemas de próstata y como complemento a una dieta adecuada y al ejercicio físico hay que considerar la suplementación de nutrientes que ayuden a mantener la buena salud de la glándula prostática.

Diversos estudios indican que ciertos antioxidantes, ácidos grasos esenciales, vitaminas, minerales, aminoácidos y plantas pueden ser de ayuda.

 

Hemos de evitar aquellos alimentos irritantes para nuestras vías urinarias como el café, el alcohol, los picantes, el exceso de carnes y los alimentos muy refinados o grasos.

 

El Tomate, ese fruto tan utilizado en la cocina es mejor que un remedio de laboratorio y te lo da la naturaleza. Es rico en vitaminas A, C, E, algunas del grupo B, PP y K, posee bioflavonoides,  betacarotenos y licopeno.

Plantas medicinales y suplementos para mejorar los síntomas de la hiperplasia prostática benigna:

 

 Harpagofito, la uña de gato, el jengibre o la cúrcuma son potentes anti inflamatorio

 Los acidos grasos omega 3 tambien ayuda a regular la inflamación

La soja y sus isoflavonas disminuyen el riesgo de cáncer de próstata 

    

 

 

 

 SEMILLA DE CALABAZA: Es rica en nutrientes importantes para  la próstata tales como el zinc, y los aminoácidos glicina, alanina, y ácido glutámico, así como ácidos grasos esenciales.

 ACEITE DE SAW PALMETTO también es una fuente natural de Beta-sitosteroles reductores de DHT. Es antiestrogénico, antiinflamatorio y antiedema. Ha demostrado excelentes resultados mejorando los síntomas de HPB.

 EXTRACTO DE POLEN DE FLORES: viene siendo utilizado desde hace tiempo en Europa, demuestra aliviar los síntomas de la hiperplasia prostática HPB y prevenir el agrandamiento de la glándula prostática. Inhibe el crecimiento de las células prostáticas y tiene una acción antiinflamatoria.

PAU D'ARCO: contiene quinones los cuales combaten las infecciones de hongos, levaduras y virus, incluyendo la actividad contra onco-virus. Tiene también una actividad antibacteriana muy importante. 

ZINC CITRATO: El Zinc juega un papel muy importante en la prevención y tratamiento de la HPB. Está involucrado en muchos aspectos del metabolismo hormonal. La glándula lo acumula para regular la entrada de DHT, agrupa el DHT libre e inhibe su producción. El zinc reduce la producción de prolactina de la glándula pituitaria y  agrupa la prolactina libre. El zinc ha demostrado reducir el tamaño de la próstata. 

LICOPENO: es un tipo de carotenoide. Es un antioxidante que previene el daño en el DNA de la célula prostática, previene y trata el cáncer de próstata.

ARÁNDANO ROJO: acidifica la orina, es astringente y previene la adhesión de las bacterias en el tracto urinario.  aliviar los síntomas de la próstata inflamada o prostatitis, la infección de orina